Monseñor Araya presente en los 436 años de Capilla del Monte

La localidad de Capilla del Monte, ubicada en el departamento Punilla, celebró el 30 de octubre un nuevo aniversario de su fundación. Monseñor Ricardo Araya presidió la Santa Misa, concelebrada por el cura párroco, el padre Daniel Peralta. En la celebración estuvieron presentes trabajadores de la administración pública, entre ellos el señor Intendente municipal.

Más de 400 años de historia en el reinado del comechingón, tendremos ante nuestra vista al arribar a Capilla del Monte. El asentamiento fue fundado el 30 de octubre de 1585 por Bartolomé Jaime. Su nombre fue tomado de un oratorio erigido en 1695 por una dama devota de San Antonio de Padua doña Lucía González Jaimes, que más tarde diera origen al de Estancia de San Antonio del Monte.

En la homilía, nuestro Obispo reconoció el valioso patrimonio intangible que representan la larga historia de Capilla del Monte, que incluye una valiosa tradición oral que ha dado a la ciudad características muy propias. Recordó algo de esa historia diciendo: “Una primera iglesia a fines del 1600 fue el sitio alrededor del cual se inició la conformación de esta población. En todos los pueblos y ciudades el templo dice mucho acerca de la gente, de su historia, de su cultura y pensamiento. De modo especial el templo tiene tanto que ver con esta ciudad que lleva como nombre de ‘Capilla del Monte‘”.

Luego continuó: “Narra la historia que el visitador de parroquias el padre Leopoldo Buteler (después Obispo de Rio Cuarto) en 1934 dejó escrito que le admiraba la construcción de la nueva Iglesia, porque los materiales y sus dimensiones ponían de manifiesto que esta población no solo pensaba en el momento presente sino en las futuras generaciones“.

El Obispo invitaba a pensar que en el mismo nombre de la localidad están indicados los caminos para seguir caminando: transmitir los valores de la “Capilla”, o sea, lo religioso; y cuidar el “Monte”, la Casa común. Preguntaba a los presentes: “¿Qué Capilla del Monte queremos dejar a las futuras generaciones? ¿Seremos capaces de seguir transmitiendo la fe y los valores del Evangelio de Jesús en lo cotidiano de la vida? ¿Seremos capaces de cuidar el monte como modo de cuidar la casa común, de cuidar la vida, de cuidar a los pobres?“.

Que la Capilla y el Monte, con todo lo que significan, sean caminos seguros por dónde vayamos a este tiempo difícil, pero a la vez lleno de nuevas oportunidades.

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Últimas noticias